Jesús De Nazaret (Jesus de Nazareth)

En este original y oportuno libro —el primero que escribe desde su elección como papa—, Benedicto XVI rescata la figura de Jesús de recientes descripciones «populares» y restaura la verdadera identidad de Jesús que nos presentan los Evangelios. El papa, con su excepcional lucidez como teólogo y su convicción personal como creyente, nos presenta un retrato de Jesús impactante y veraz, y nos invita a encontrarnos cara a cara con la figura principal de la fe cristiana.

De Jesús de Nazaret: «La gran pregunta que nos acompañará a lo largo de todo este libro: ¿qué ha traído Jesús realmente, si no ha traído la paz al mundo, el bienestar para todos, un mundo mejor? ¿Qué ha traído?
La respuesta es muy sencilla: a Dios. Ha traído a Dios. Aquel Dios cuyo rostro se había ido revelando primero poco a poco, desde Abraham hasta la literatura sapiencial, pasando por Moisés y los Profetas; el Dios que sólo había mostrado su rostro en Israel y que, si bien entre muchas sombras, había sido honrado en el mundo de los pueblos; ese Dios, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios verdadero, Él lo ha traído a los pueblos de la tierra.
Ha traído a Dios: ahora conocemos su rostro, ahora podemos invocarlo. Ahora conocemos el camino que debemos seguir como hombres en este mundo. Jesús ha traído a Dios y, con Él, la verdad sobre nuestro origen y nuestro destino; la fe, la esperanza y el amor».



Comprar Jesús De Nazaret (Jesus de Nazareth)

Producimos impresiones de arte de Rafael, a menudo desafortunadamente incluso llamadas pósters, como reproducciones de arte / copias de arte en papeles de inscripción calidad en el proceso de impresión digital. Los imprimimos en impresoras de gran tamaño Canon iPF nueve mil cuatrocientos Estos sistemas se caracterizan por una resolución extremadamente cura y, muchas gracias al costumbre de tinta de 12 colores, asimismo por un espacio de color enormemente grande y unas gradaciones de color demasiado finas.

El Niño Jesús se acurruca íntimamente con su madre, pero la Virgen nos mira directamente con una mirada que va directo a nuestros corazones. El motivación principal, esbozar en el estilo sutil, está enmarcado por otras escenas cristianas.

Clásicamente hermosa: La cruz del representación cartel la representación clásico de Jesús de la Iglesia Ortodoxa. El pantocrátor, tal se llama al Salvador en el arte bizantino, levanta su mano al gesto griego de bendición y sostiene un verdad en sus brazos.

El relieve de los paneles de madera trae a su casa una de las imágenes más famosas del mundo. Porque esta pequeña obra de arte de Durero es un punto culminante del arte consagrado. Inclusive hogaño las “manos que rezan” son un símbolo de ilusión para muchas personas. El maestro de Nuremberg los dibujó en 1508, y están mucho empalizada de la naturaleza. Le sirvieron tal un apunte para una figura de divulgador piadoso, que se convirtió en parte del sagrario alado de la Iglesia Dominicana de Frankfurt. El ara fue víctima de un incendio, el apunte se conservó y se puede admirar actualmente en alba en el Albertina de Viena.

Puedes mirar más productos aquí: